Nueva transmisión de doble embrague para el MINI

Noticias

El fabricante británico de automóviles premium MINI destaca el carácter deportivo de sus modelos actuales en el segmento de vehículos pequeños con un nuevo tipo de transmisión. Cambios de marcha extremadamente rápidos, un alto grado de comodidad de cambio y eficiencia optimizada: estos son los beneficios de la transmisión automática Steptronic de 7 velocidades con doble embrague, disponible para el MINI 3 puertas, el MINI 5 puertas y el MINI Cabrio. Se ofrece con algunos tipos de motor seleccionados y como alternativa a la transmisión manual de 6 velocidades de serie. La nueva transmisión de doble embrague proporciona un dinamismo de cambio impresionante para ofrecer un mayor placer de conducción al mismo tiempo que incluye todas las comodidades de una transmisión automática.

La transmisión de doble embrague funciona con una palanca selectora electrónica de nuevo diseño que siempre vuelve a su posición original después de cambiar entre el modo de conducción D, la posición neutra N y el modo de marcha atrás. El bloqueo de estacionamiento se activa al pulsar el botón P. El modo S se activa desde la posición D, desplazando la palanca selectora a la izquierda: esto ofrece un estilo de conducción especialmente deportivo y permite cambiar la marcha de forma manual. El control electrónico de la nueva transmisión de doble embrague para MINI también incluye modo de cambio basada en datos de navegación y es compatible tanto con la función de arranque/parada del motor como con el modo de planeo para reducir el consumo de combustible y los niveles de emisiones.

Principio operativo basado en la experiencia deportiva para una conducción más placentera en carretera

El principio de diseño de la transmisión de doble embrague se ha adaptado directamente de la experiencia deportiva. Igual que en el circuito, permite a los conductores de MINI realizar maniobras de aceleración muy dinámicas al permitir subir de marcha sin interrumpir el par. El conductor puede seguir pisando el acelerador mientras el control de la transmisión establece los puntos de cambio con tal precisión en tan solo una fracción de segundo que la velocidad ideal del motor siempre está disponible después del cambio de marcha para garantizar un aumento continuo de la velocidad.

Esto es posible debido a la estructura específica de la transmisión de doble embrague. Combina dos transmisiones parciales en una sola carcasa. El elemento central del sistema consiste en dos embragues refrigerados por aceite: uno de ellos es responsable de las relaciones de cambio pares (2, 4, 6), mientras que el otro es responsable de las relaciones de cambio impares (1, 3, 5, 7) y la marcha atrás. Durante la marcha, uno de los dos embragues está abierto y el otro, cerrado. Interactúan cuando el conductor sube o baja de marcha: la apertura de un embrague activa el cierre del otro al mismo tiempo.

Si el MINI se acelera, por ejemplo, en tercera marcha, la transmisión de energía se produce con el embrague pertinente y la marcha parcial de las relaciones de cambio impares. Al mismo tiempo, el control de la transmisión asegura que la siguiente marcha necesaria, en este caso la cuarta, ya esté engranada a la transmisión parcial responsable de las relaciones de cambio pares. Para subir de marcha, solo hay que abrir el embrague de la tercera marcha y cerrar el de la cuarta. Esto sucede simultáneamente y sin interrupción de la potencia; si acaso, lleva menos tiempo del que se tardaría en activar el pedal del embrague al conducir con transmisión manual.

Siete marchas para una conducción más placentera y confort mejorado

El aumento de las posiciones de conducción en comparación con la transmisión manual de 6 velocidades beneficia tanto a la deportividad como a la comodidad de marcha. Las siete marchas de la transmisión de doble embrague permiten una capacidad más amplia de las marchas, lo que reduce las diferencias de régimen del motor entre las distintas posiciones de conducción. Junto con el enlace directo del motor característico de la transmisión de doble embrague, los pequeños saltos de las revoluciones proporcionan un placer de conducir particularmente intenso al acelerar. Esto se aplica a los cambios automáticos en los modos D y S, así como a las intervenciones manuales en la selección de posiciones de conducción en modo M. En modo S, los cambios de marchas se producen a regímenes de motor más elevados y con mayor dinámica de cambio. Además, en modo S, el conductor también puede pasar espontáneamente al cambio manual. Aquí, la selección manual de marchas es secuencial. La palanca del selector se mueve brevemente hacia adelante y se eleva ligeramente para aumentar una marcha.

En modo automático, también es posible aumentar el placer de conducir al vincular el control de transmisión al sistema de navegación MINI opcional. Esto hace que la unidad de control de la transmisión de doble embrague pueda disponer de los datos de navegación para adaptar su estrategia de cambio a la situación de la carretera. Al aproximarse a una intersección o a una curva pronunciada, por ejemplo, se cambia a una marcha inferior de forma anticipada para hacer uso del efecto de frenado del motor con fines de deceleración. Cuando se pasa por dos curvas muy cercanas, se mantiene la posición de conducción engranada tras bajar de marcha con el fin de evitar cambios innecesarios y garantizar que la marcha idónea esté disponible para una aceleración potente al salir de la curva.

Al igual que un sistema de convertidor convencional, la transmisión de doble embrague también ofrece la función Crawl, que permite una salida suave sin activar el acelerador, lo que aumenta la comodidad al maniobrar o en el tráfico con paradas y arranques frecuentes. El volante de inercia de doble masa con péndulo centrífugo integrado desarrolla su efecto positivo al conducir a bajas revoluciones: equilibra el desnivel rotacional en caso de una solicitud de par repentina, promoviendo así la comodidad vibracional y acústica al acelerar desde un régimen de motor bajo.

 

 

(0 votos)
Visto 662 veces